2017-09-13

Segunda piel


Ya hemos hablado de que uno de los accesorios imprescindibles a tener muy en cuenta a la hora de elegir tu look son los zapatos. Desde siempre este accesorio ha estado considerado como una carta de presentación, y como tal, deberás cumplir tus expectativas y las del resto.

Si bien, la calidad, el modelo y el color de los zapatos es un fiel reflejo de tu estilo personal, en Neu queremos que luzcas siempre unos zapatos impecables. En este sentido, es importante que conozcas la manera adecuada para el mantenimiento de tus zapatos.

Lo más importante de todo: no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy, ¿te suena no? Bueno pues para el mantenimiento de tus zapatos ésta es una regla fundamental. Así que, después de cada puesta, limpia los zapatos. Para ello, te recomendamos utilizar un paño de franela, sin humedecerlo ni utilizar ningún producto. Es muy importante que nunca humedezcas el paño, ya que el agua puede dañar seriamente la piel, no cometas ese error, el agua no va a limpiar mejor tus zapatos, y las consecuencias pueden ser trágicas en la piel.

Haznos caso, es así  de sencillo, pasa suavemente el paño sobre el zapato para eliminar cualquier partícula o resto de suciedad como consecuencia de haberlos llevado a lo largo del día o de la noche.


Además de esto, es importante conocer el tipo de material del que está hecho el zapato, cuanta más información tengas sobre el tipo de piel, mejor será su cuidado, nos referimos a qué cada tipo de piel tiene un cuidado diferente. Nosotros te aconsejaremos sobre el zapato que más se ajuste a tu personalidad y vestuario así como el cuidado específico que debes tener en cuenta para su manteniemiento.

Y para terminar, recuerda,  guardarlos en su caja original para un mejor mantenimiento.
 La piel de los zapatos será tu segunda piel, cuídala.