2017-07-20

No arruines tu traje


Alguien dijo una vez aquello de “la arruga es bella”. Esta afirmación, por desgracia, no la podemos aplicar al estilismo de un traje. Por muy modernos o transgresores que nos creamos, hay campos en los que es mejor no entrar, y en el traje ese campo son las arrugas, una combinación letal.

El traje es un conjunto que requiere un cuidado previo y un cuidado una vez que está puesto. La elegancia del traje también tiene que ver con la propia naturaleza delicada del mismo. Se deben tener ciertos cuidados a la hora de sentarse en el coche, en la oficina o en una comida para lucir siempre una imagen cuidada y perfecta. Y es que en las ocasiones en que uno se pone traje debe lucirse, para ello, estate atento y sigue los siguientes sencillos consejos que te damos para no arruinar tu traje.
 
  • Cuando te vayas a sentar es imprescindible desabrocharte la chaqueta, si no se deformará. Al desabrochar la chaqueta lo que conseguimos es que ésta siga su curso. Así dejamos ver la camisa y la corbata. Lucimos el estilismo elegido.
 
  • El traje perfecto no debe tener arrugas, tanto la chaqueta como los pantalones deben estar bien planchados. Puede suceder que una vez vestido y con la chaqueta abrochada aprecies algunas arrugas, esto es síntoma inequívoco de que algo no va bien. Una de dos, o bien es demasiado ajustado o bien es demasiado holgado.
 
  • De cara a la primavera – verano, con la subida de temperaturas, en muchas ocasiones la chaqueta del traje no se lleva puesta, en esos casos, para mantenerla siempre perfecta, hay que llevarla en el brazo doblada por la manga, quedando así los hombros paralelos y con el cuello hacia fuera. Así, permanecerá perfecta para cuando sea el momento de ponérsela.
 
  • Y para que tu traje luzca siempre perfecto es muy importante que lo repases antes de ponértelo. Te recomendamos que mires la etiqueta del traje para ver la temperatura a la que lo puedes plancharlo, para evitar brillos dale la vuelta al traje y con un pañuelo húmedo plancha el traje para evitar daños.

Para terminar, en esta ocasión queremos hacerlo con un pequeño truco para un planchado sin esfuerzo. Cuelga el traje en una percha y mientras te duchas déjalo colgado en el baño, el vapor hará que se alisen las arrugas, eso sí, ten cuidado de no humedecer demasiado el traje con el vapor que no es bueno.