2017-09-13

Mis viajes, mi maleta, mi traje y yo


Mires hacia donde mires la sensación que se respira en el ambiente es la misma, huele a vacaciones por todos los rincones de la ciudad, es una realidad. Por delante nos esperan días de descanso, desconexión y comidas y cenas fuera de casa. Para muchos es el momento para aparcar el traje en el armario, para otros, en cambio, se presenta la situación perfecta para lucir traje desde la más instintiva elección, verse moreno y con traje, el coctel explosivo y refrescante del verano.

Hay que reconocer que el verano es buen momento para sacar del armario el traje y lucir estilismo en terrazas, restaurantes y fiestas. Así pues, desde Neu sacamos nuestra artillería pesada para ponernos prácticos, muy prácticos, y ofrecerte unos consejos si eres de los coquetos que en vacaciones elige el traje para salir a socializar. Además, alguno de estos consejos te puede resultar de utilidad para los viajes de negocios en los que el traje es tan importante como tu tarjeta de embarque.

Y he aquí el problema, ¿cómo llevo mi traje de viaje? Te presentamos varias alternativas para poder vestir de traje en tus vacaciones estivales.

Lo primero, primerísimo, es saber el contenido de la maleta, elige las prendas en función de los planes, sin olvidar los por si acaso que en más de una ocasión nos salvan de más de un aprieto. Agenda de planes en mano siéntate frente al armario y elige el vestuario adecuado para cada uno de los días de vacaciones. Normalmente, no es necesario llevar más de un traje, así que la mejor opción es que te decantes y apuestes por el traje en color azul, te sirve tanto para los planes de día como para los de noche.

Una vez elegido el traje, ¿cómo puedo trasladarlo sin que llegue hecho un churro?

Una de las opciones más extendidas es, sin duda, hacerte con una buena funda de traje y trasladarlo protegido dentro de la funda con su percha. Si viajas en coche es muy práctico porque puedes sostenerlo en los ganchos situados encima de las ventanillas que hacen la funcionalidad de perchero. No molestan y no se arrugan.

Y la otra opción es tener un poco de paciencia y mimo para guardarlo bien en la maleta siguiendo estos pasos:

_ Lo primero que debes hacer es elegir una superficie lisa donde poder manipular el traje.

_ Coloca encima de la mesa la chaqueta al revés, lo guardaremos del lado del forro,  dejando las mangas del lado correcto para que queden dentro de la chaqueta.

_ Dobla la chaqueta por la costura central de la espalda ocultando la parte delantera.

_ Alisa con la mano bien la chaqueta asegurándote de que no haya arrugas. Coloca el pantalón de forma perpendicular a la chaqueta.

_ Una vez que esté el pantalón encima de la chaqueta de forma perpendicular, dóblalo a la mitad, por las costuras quedando la chaqueta en mitad del propio pantalón. Esto te va a permitir rodear con la chaqueta el pantalón, quedando protegida la chaqueta por el pantalón.

_Ahora con el pantalón rodea la chaqueta, doblando las partes que queden fuera, tiene que quedar “empaquetado” todo el traje.

_ Es muy importante que con cada doblez que realices siempre antes pases la mano para alisar la zona y evitar así posibles arrugas.

_ Una vez que tenemos el traje “empaquetado” hazte con una bolsa hermética para mantenerlo a salvo dentro de la maleta.

Como ves son pasos sencillos y eficaces. Merece la pena dedicarle un poco de tiempo y así asegurarte el buen estado del traje mientras viajes. Si al llegar a tu destino ves que tiene alguna arruga, un planchado rápido o un rato en el cuarto de baño mientras te duchas y seguro que cuando te lo pongas estás hecho un pincel.