2017-09-13

La entrevista


Una vez pasado el verano, para muchos de vosotros arranca no sólo el curso escolar, arranca un nuevo ciclo del año que suele traer consigo cambios, muchos de ellos relacionados con el mundo laboral. Se abre una nueva etapa profesional y desde Neu queremos daros un pequeño impulso para que esos deseados cambios se materialicen y consigáis vuestros objetivos de mejora laboral o de búsqueda de empleo. Por y para vosotros, hoy, abordamos el tema de las entrevistas de trabajo.

Nervios, dudas, tensión, éstos son algunos de los síntomas previos a una entrevista de trabajo. Desde Neu nuestro objetivo es que en la entrevista causéis una buena impresión. En las entrevistas, como en la vida, la imagen dice mucho de ti, así que vamos a ponernos manos a la obra y elegir el mejor outfit.

Uno de los componentes que más se tienen en cuenta en una entrevista de trabajo es el lenguaje no verbal, que en ocasiones, dice más de nosotros que lo que verbalizamos. Controlar los gestos y la imagen es fundamental.

Es importante que la ropa que utilices sea ropa con la que te sientas cómodo, ya que no se trata de ir disfrazado de algo que no eres, se trata de transmitir profesionalidad, confianza y seriedad.

Elige colores neutros, nunca bajo ningún concepto elijas colores llamativos. Es más, los más adecuados para el traje son el azul y el gris, y para la camisa el blanco o el azul. Si la situación lo requiere, lleva corbata.

Puede que este consejo lo consideres obvio y de sentido común, pero por si acaso, asegúrate siempre antes de acudir a una entrevista de trabajo de que tu ropa está perfectamente planchada.

En caso de no ser una entrevista que requiera vestir de traje, elige la camisa en vez de la camiseta y combínala con unos pantalones casual y siempre con zapato cerrado. Entre los accesorios te aconsejamos llevar reloj y cinturón.

Un aspecto a tener en cuenta es la imagen de la empresa para poder arreglarte  conforme a ella. Viste acorde con la empresa y fiel a tu personalidad, siempre con un aspecto formal, sobrio y cuidando todos los detalles.

Y terminamos este artículo con una frase muy acorde con el tema que hoy nos compete, y es que como diría Oscar Wilde: “No hay una segunda oportunidad para una primera impresión”.